domingo, 17 de octubre de 2010

Unai sigue sin aprobar su asignatura pendiente


Fue un partido el de ayer que me dejó sin gana alguna de escribir algo de fútbol. La remontada azulgrana nos dejó a los valencianistas un poco con cara de tontos al ver que el equipo que en la primera parte fue capaz de plantarle cara a todo un gigante Barcelona e incluso sacarle los colores a Guardiola, se desvaneció en la segunda mitad emulando de nuevo a las dos caras del Dr. Jekill de la famosa novela de Stevenson.
Pero lo de anoche no era literatura, anoche se perdió el liderato y si me permiten diría que Unai perdió buena parte del crédito que había ganado en el buen inicio liguero.



Unai sorprendió en la alineación y en mi opinión acertó en el planteamiento inicial. El centro del campo funcionaba y todo el equipo presionaba evitando así que los culés gozarán de esa posesión que tanto les beneficia. La banda izquierda inventada por el entrenador con Alba y Mathieu con papeles cambiados daba sus frutos en jugadas de ataque como la que propició el gol de Pablo que inauguró el marcador para alegría de los espectadores valecianistas.


Todo hacía prever que aquello se podía convertir en otra noche mágica como las de antaño, cuando ganábamos a los grandes con jugadores ya de leyenda como el Piojo y Mendieta. Pero ahora vivimos otra época y en el segundo tiempo todo cambió.

En la primera jugada de peligro de la primera parte el temprano gol de Iniesta hizo que nos despertáramos del sueño de ser líderes y a partir de ese momento el Valencia solo pudo sufrir una a una las embestidas del Barça, hasta que llegó el segundo tanto cabeceado por Puyol que nos quitaba de un plumazo las aspiraciones blanquinegras.

¿Qué causó el gran cambio entre el juego de la primera y el de la segunda parte? Toca por tanto reflexionar. Y lo que más se evidenció es el decaimiento físico del equipo que perdió totalmente el poder en el centro del campo. Ni se creaba como antes ni se destruía el juego de los de Pep a quienes no inquietamos en ningún momento de la segunda mitad.
Yo como muchos de los bloggers a los que sigo habitualmente, opino que no se acertó en los cambios. Unai optó por cambiar únicamente hombre por hombre, dejando intacto el que tendría que haber sido el motor del equipo.
En el banquillo se quedaron hombres como Topal y Tino Costa que obviamente no hubieran asegurado el triunfo al Valencia, pero que podrían haber dado descanso a un Fernandes y un Albelda que anduvieron como pollo sin cabeza los últimos 45 minutos.

Breves conclusiones

Cesar volvió a brillar y nada pudo hacer en los dos goles encajados. Evitó todos y cada uno de los posibles goles del exvalencianista Villa.

Albelda volvió a jugar todo un partido de máxima exigencia física. En la recámara teníamos a Topal y allí se quedó.

Fernandes es cierto que está mejor que el año pasado. Pero no le ubico en el campo. Cuando tuvo al lado a Albelda aún sin fundir, y a Banega aún con ritmo, la cosa funcionó e impuso sus magníficas cualidades físicas en el robo de balón y en pases rápidos y certeros. Pero cuando los compañeros no estaban o parecía que no estuvieran, lo volví a ver desubicado, sin ser capaz de medir el tempo del partido y controlar el balón.

Se optó por cambiar de delantero, sabiendo que Aduriz-Soldado son pareja letal cuando están juntos y que además trenzan muchas jugadas entre los dos.

En fin no soy entrenador, pero yo como tantos otros, hubiera hecho otras cosas. No creo que sea el momento para crucificar al entrenador. Ha mejorado cosas y ahora tiene ocasiones de sobra para demostrar que las voces críticas hacia él son equivocadas. En las próximas jornadas de liga el equipo se enfrentará a otros grandes de la liga y además lo hará lejos de Mestalla.
Será en Villarreal, Sevilla Y Madrid donde tendrá que demostrar que el equipo está preparado para ganarle a cualquiera.
De momento el próximo partido será de Champions contra el Rangers, donde también debemos asegurar el pase a la siguiente ronda. A seguir trabajando.

4 comentarios:

  1. Frodo como lo llevas, el cabreo digo. yo estaba flipando en los primeros 15 minutos de como le jugabamos de tu a tu al Barça, presion, ayudas en defensa, conduccion de balon en el centro del campo, desequilibrando por bandas, en fin el partido perfecto, que dio su fruto con el gol, que pena ese segundo de Pablo que no entró, pues creo que hubiera sido otro partido con el 0-2.
    Pero que desastre en la segunda parte, no se a santo de qué?, aun no lo entiendo, se creian que no iban a reaccionar?, Uani tardio en ver los defectos de su equipo, y el Pep listo como Sir Alex Ferguson, ganandole la partida.
    En fin como te comente hera de esperar, lo mejor es perder habiendo demostrado que estamos ahi, y que si mejoramos no han de descuidarse con el Valencia C.F porque puede dar mucha guerra en esta liga.
    Ahora a pensar en la Champions que no es poco...

    ResponderEliminar
  2. Un buen artículo de lo que vimos. Estoy de acuerdo con las ideas que plasmas en el artículo.
    ...ahora a pensar en la Champions

    ResponderEliminar
  3. Lo llevo como puedo. Siempre he deseado ver al Valencia en lo más alto. Hoy me tengo que aguantar viendo a los del Show de Mou por encima de nosotros.
    Queda mucha liga aún y si enmendamos errores podemos dar mucha guerra todavía.

    Ahora toca no descuidar la Champions y aprovechar la carga de partidos que se avecina para afianzarse en los primeros puestos de la liga.

    ResponderEliminar
  4. Buenas Frodo. Las sensaciones son esas, que se pudo sacar un mejo resultado y que las decisiones de Unai, todas o casi todas, no las compartimos. Seguimos en puestos privilegiados y el rumbo del equipo aún no se ha perdido.

    ResponderEliminar

te animo a debatir

Entradas populares